Trabajadores Españoles en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial

Escrito por José Ángel Arbizu Moral.

 

 

Durante la segunda guerra mundial se vio fuertemente comprometida la producción industrial en Alemania, centrada casi exclusivamente en la industria bélica. El hecho de que numerosos jóvenes y no tan jóvenes en edad de trabajar fueran reclutados para servir en el ejército alemán supuso una severa escasez de mano de obra disponible para trabajar en la industria y en la agricultura y poder cubrir las necesidades productivas. Para intentar mantener los niveles de producción anteriores a la guerra (e incluso superarlos, como de hecho sucedió) se tuvo que recurrir a la búsqueda de mano de obra que pudiera sustituir a la movilizada por el ejército.

Por una parte, se recurrió a utilizar mano de obra esclava, procedente sobre todo de países del este, rusos (entendiendo todas las repúblicas que constituían la Unión Soviética entonces), Polonia, judíos de países ocupados, etc.

Aparte de la mano de obra esclava, también se recurrió a contratar a trabajadores extranjeros para trabajar en Alemania, con contratos de trabajo y su correspondiente salario. Este tipo de contratos se organizó entre el DAF (Deutsche Arbeit Front; Frente alemán del trabajo) y los gobiernos de países como Checoslovaquia, Bulgaria, Hungría y Rumania, y con el gobierno de la Francia de Vichy y otros gobiernos, es decir, países ocupados o controlados por Alemania. Frente a esto, España fue el único país no ocupado o con un gobierno títere de los nazis que suscribió un acuerdo de este tipo.

Tras la victoria de Franco en una larga y cruenta guerra civil, Alemania recordaba al régimen franquista la importancia decisiva de su ayuda para la victoria y que dicha ayuda tenía un precio que pagar y que aún se debía una parte importante de la deuda acumulada.

Para contentar al gobierno de Berlín, el régimen franquista se vio obligado a hacer varios gestos, como el envío de voluntarios españoles a la División Azul, o el acuerdo con el gobierno alemán para proporcionar mano de obra dispuesta a desplazarse a Alemania para trabajar en sus industrias. En un principio el gobierno español no estaba muy dispuesto, pero posteriormente vio una buena oportunidad. Primero, se contentaba a Alemania en sus peticiones de pago de la deuda; segundo, el gobierno obtendría divisas por el trabajo de los españoles en el extranjero, y tercero y más importante, contribuía a disminuir el paro en España.

De esta situación se conserva una correspondencia entre España y Alemania, dirigida o recibida por trabajadores españoles en Alemania durante la segunda guerra mundial, como la pieza que mostramos en esta ocasión en la Imagen de la Semana: Entero postal por correo aéreo con franqueo adicional (2,45 pts.) de Bilbao a Berlín (19-4-1942) con marca de censura gubernativa de Bilbao y marca de censura militar alemana Ad de Múnich, dirigida a la delegación para la Inspección y tutela de trabajadores españoles en Alemania.

* El texto aquí presentado es un extracto del artículo titulado Trabajadores españoles en Alemania durante la segunda guerra mundial, cuya versión íntegra, así como múltiples piezas más, puede verse en el último número 14 de la revista de filatelia 6 Cu@rtos de Afinet.

 

Podéis ver todos los artículos de la revista en el siguiente enlace: "Revista 6 Cu@rtos 14"

Vuestros comentarios y opiniones pinchando aquí.

Conservas Trevijano: Enteros Postales

Escrito por Rodolfo Barrón Marín.

 

A mediados del siglo XIX, las conservas de vegetales eran tan exóticas que no merecían la pena mencionarse, pero en 1848 se fundó en La Rioja la primera instalación de conservas vegetales de España a cargo de D. Prudencio Trevijano en la finca «Vista Alegre», sita a 10 km. de Logroño, en la que produjo únicamente, en una primera instancia, melocotón al natural para ser exportado a Cuba.

6 CU@RTOS N.º 14 · REVISTA DIGITAL DE FILATELIA

Escrito por Jesús Retuerto Hernández.

Nuestra revista digital de filatelia 6 Cu@rtos de Afinet ha alcanzado ya una afianzada madurez que la convierte en un vehículo excelente para la difusión de los artículos sobre filatelia elaborados por nuestr@s soci@s.

  En esta ocasión presentamos el número 14 de la revista en una edición con unas mejoras en su maquetación que, sin perder la esencia tradicional de la misma, la acercan a un elegante ‘libro de artículos’.