B. Ábalos. Vitoria, 28 de mayo de 2006

Haga clic sobre la imagen para ver el estudio en una ventana nueva.



FRANQUEO PAGADO

 

Luis Pérez

 

La implantación del Franqueo Pagado se inicia con el Real Decreto 1810/1986, de 22 de agosto, publicado en el Boletín Oficial del Estado el sábado 6 de septiembre. Dicho decreto modifica algunos artículos de la Ordenanza Postal para establecer la nueva modalidad para depósitos masivos de correspondencia. Los envíos -dice el articulado- que se cursen al amparo de este tipo de autorizaciones deberán llevar consignada en su cubierta la indicación "Franqueo pagado".

La Orden de 6 de marzo de 1987 regula el sistema y establece la obligatoriedad de incorporar a los envíos, en el ángulo superior derecho, un cajetín de forma rectangular de 50 x 20 milímetros que contendrá en su lado izquierdo la “cornamusa”, marca de la Dirección General de Correos y Telégrafos y, a continuación, en dos líneas y letra negrita, la inscripción FRANQUEO PAGADO. En la parte inferior, de 7 milímetros, llevará la inscripción “Aut. número ....” seguida de la clave que se haya asignado al usuario.
El membrete de remitente se insertará en el ángulo superior izquierdo.

Tienen la consideración de masivos los depósitos con un mínimo de 1.000 cartas en cada entrega y un total anual que ha de superar los 200.000, pudiendo acumularse los entregados en cualquier localidad en que la empresa tenga su sede o sucursales.

Las solicitudes que reúnen los requisitos exigidos reciben una autorización que es inscrita, de manera correlativa para todo el país, en el Registro de Franqueo Pagado. La clave a incorporar al cajetín se compone de un número de orden de cuatro cifras precedido del código de la demarcación postal en la que se cursa la petición. En el caso de entidades que desean claves específicas para sus diferentes departamentos se añade una barra inclinada y un número de orden interno de dos cifras. Así, el 080814/01 corresponde a una autorización solicitada en Barcelona (08) por la Generalitat de Catalunya (0814) para el Departament d'Educació (/01).

Un proyecto de Registro puede verse en http://www.charnela.com/ramonet/fp.php

En enero de 1993 el Consejo Rector de Correos acuerda ampliar el servicio «Correo Especial de Negocios» (CEN) para permitir el acceso al mismo de grandes clientes que desarrollan sus actividades y operaciones en más de una sede dentro del territorio español. Para ello la resolución de 10 de febrero de ese año señala las condiciones mínimas que han de cumplir las empresas que quieran beneficiarse de las ventajas de esta tarificación.

Para las empresas interesadas en realizar algún envío masivo puntual la Orden de 6 de marzo de 1987 permite, en una disposición adicional, la utilización de este sistema de franqueo siempre que el total depositado alcance los 50.000 ejemplares. En este supuesto, el espacio destinado al número de autorización se ocupa con la leyenda CARTAS, aunque también se encuentran con P.D. (Publicidad Directa) o PUBLICORREO.

  

Aunque los preceptos reglamentarios son taxativos en cuanto al diseño, en ocasiones se ha permitido el uso de ilustraciones comerciales que, sin duda, dan un atractivo especial al coleccionismo del Franqueo pagado.

  

La cuestión lingüística no podía, naturalmente, quedar al margen y, así, es fácil encontrar estampaciones en catalán o eusquera, ya sea parcial o exclusivamente.

 

 

Y no podemos ignorar algunas curiosidades que, aunque no contempladas en la normativa, introducen variantes dignas de ser reseñadas.

Fecha completa en un círculo. SegurCaixa
Día y mes en un cuadro. Diputación de Barcelona


ENVÍO DE IMPRESOS

La Orden de 25 de septiembre de 1989 (B.O.E. 236, de 2 de octubre) amplía, por razones de eficacia del sistema, el servicio de Franqueo Pagado a los impresos originados por los grandes usuarios del correo, quedando excluidos los envíos de las agencias de publicidad directa.

El concepto de masivo se aplica a depósitos superiores a 10.000 en cada entrega y un total anual mínimo de 1.000.000, debiéndose, como norma, hacer la entrega en una única localidad. Correos se reserva la facultad de autorizar fraccionamiento en diversas localidades cuando entienda que eso supone una ventaja para el servicio.

Los sobres deberán tener un formato idéntico al de Franqueo Pagado para cartas. El membrete del remitente figurará en el ángulo superior izquierdo (norma incumplida incluso por la propia administración) y, en el derecho, se insertará el cajetín con la cornamusa, la expresión FRANQUEO PAGADO y el número de autorización. En este caso, la clave vendrá precedida por la letra I para facilitar la identificación del envío como impresos.

Los usuarios acogidos a esta modalidad de franqueo podrán beneficiarse, previa autorización, de las bonificaciones establecidas en las tarifas postales para envíos de publicidad directa y/o venta por correo, tanto en el territorio español como en las relaciones con Andorra.

 


FRANQUEO PAGADO OFICIAL

La Ley 30/1990 de 27 de diciembre estableció la supresión de la franquicia postal a partir del 31 de diciembre de 1993. Por ello, la Orden de 14 de diciembre de 1993, establece la modalidad de Franqueo Pagado Oficial para facilitar a las Autoridades y Organismos Oficiales la remisión de su correspondencia. El procedimiento queda regulado de manera similar al del Franqueo postal ordinario quedando su empleo restringido a los envíos oficiales.

Cada autorización recibe un número que valdrá para todos los envíos del Organismo oficial correspondiente, ya sean hechos desde sus unidades centrales como desde sus servicios periféricos. Los sobres empleados deberán llevar a la izquierda, en el ángulo superior, el membrete de la Autoridad remitente y en el ángulo superior derecho un cajetín idéntico al de franqueo pagado, pero figurando la indicación Franqueo Pagado Oficial.

Aún cuando la Orden señala el color rojo para imprimir o estampar el cajetín, el cumplimiento de esta obligación no fue muy estricto.

  

El poco esmero, a la hora de imprimir los sobres, provocó una gran cantidad de tamaños diversos e, incluso, algunos errores curiosos como en el ejemplo siguiente, en el que se ha cambiado el orden de las palabras en la inscripción.


Ayuntamiento de Navaconcejo (Cáceres)

En la imagen bajo estas líneas podemos ver un cajetín curioso por tener la inscripción en tres líneas.

Más información en la Biblioteca de San Filatelio.

 

 

 

 

 

 

 

 


Haga clic sobre la imagen para ver el estudio en una nueva ventana.


La sustitución de los matasellos de doble círculo con puente central
 a finales de la primera década del siglo XX.

Este estudio aporta nuevos datos sobre las fechas en que se fueron reemplazando los matasellos fechadores de doble círculo con puente central por otros de nuevo formato a finales de la primera década del siglo XX. En la bibliografía consultada no se reseñan datos concretos sobre el asunto y, habida cuenta que he dispuesto de un material con el cual me he podido cerciorar del cambio, me he animado a plasmar mis descubrimientos de forma escrita.

Los fechadores de doble círculo con un puente central se utilizaron en España a partir de 1882. El 10 de Mayo de 1883 el Ministerio de la Gobernación autorizó el encargo de 200 fechadores de este tipo. De ellos, cuarenta y nueve correspondieron a las capitales de provincia, en las que se concentraba una población de entre cinco y seis millones de habitantes durante la primera década del siglo XX, aproximadamente el 32% de la población española.

En los matasellos figura en el arco superior el nombre de la ciudad en cuestión y en la parte inferior un número entre paréntesis, correspondiendo el “1” a Madrid y los demás, correlativamente, siguiendo por orden alfabético el nombre de la provincia (que no siempre coincide con el de su capital). En el puente central aparecen primero los dígitos del día del mes (dos o uno precedido por un guión), después tres letras como abreviatura del nombre del mes y, finalmente, dos dígitos correspondientes a las dos últimas cifras del año.

A lo largo de los años se fueron fabricando nuevos fechadores de este tipo, diferenciándose unos de otros principalmente por su diámetro (de entre 28 y 33 mm), el tamaño y separación de las letras del nombre de la capital, etc. En el “Manual de la Filatelia Española” de Oswald Schier y, sobre todo, en el tecer volumen del “Manual de las Emisiones de los Sellos de España. Años 1901 a 1931”, de Don Álvaro Martínez Pinna, se presentan varios ejemplos de estos matasellos, entre ellos los que se mostarán a continuación. Los primeros matasellos se utilizaron para obliterar sellos ordinarios de las últimas emisiones de Alfonso XII. Éstos y otros que se fabricaron después se emplearon también durante el periodo de circulación de los sellos de la serie del Pelón de Alfonso XIII. De hecho, cuando empezaron a circular los sellos de la serie del Cadete en 1901 estaban en uso la mayor parte de ellos. Don Álvaro Martínez Pinna demuestra la presencia de varios fechadores diferentes de este tipo utilizados en la primera década del siglo XX correspondientes a Madrid y a otras capitales.



Figura 1. Ejemplos de matasellos de doble círculo con puente central utilizados en Madrid durante la primera década del siglo XX.



Figura 2. Ejemplos de matasellos de doble círculo con puente central utilizados en Zaragoza y Segovia durante la primera década del siglo XX.

Los matasellos de este tipo que he observado obliterando sellos del Pelón, a pesar de no haber realizado ningún estudio exhaustivo y de no haber encontrado nada de ese estilo en la bibliografía filatélica, me permiten afirmar que en el caso de las grandes ciudades, como Madrid, Barcelona o Sevilla, se emplearon varios diferentes ya antes de que comenzasen a circular los sellos del Cadete. En ciudades más pequeñas no he observado esa variedad.

Los matasellos fechadores de doble círculo con puente central, con diámetros de entre 28 y 33 mm, se emplearon ampliamente con los sellos del Cadete, según los dos manuales de filatelia citados anteriormente. Aunque no son fáciles de distinguir entre sí, sí que lo son de los matasellos por los que fueron sustituidos. El manual de Oswald Schier es la única fuente que hace referencia al momento aproximado (concretamente hacia 1910) en que se fueron sustituyendo por otros fechadores tambiuén circulares, de 30 a 32 mm de diámetro, pero sin círculo interior, como los que se muestran a continuación.



Figura 3. Matasellos circulares del tipo que comenzó a utilizarse en España teóricamente a partir de 1910.

A lo largo de los años de la segunda y tercera década del siglo XX se fueron realizando nuevos matasellos con el nuevo formato, cambiándolos ligeramente, tal y como se muestra a continuación para el caso de Alicante.



Figura 4. Ejemplos diferentes de matasellos circulares del tipo de 1910 utilizados en Alicante.

En cualquier caso, lo habitual es encontrar este tipo de matasellos obliterando sellos de Alfonso XIII de las series del Medallón y de Vaquer, como se muestra en los siguientes ejemplos.



Figura 5. Sello de 5 cts de la serie del Medallón obliterado en La Coruña el 7 de Noviembre de 1910 con un matasellos del nuevo tipo.



Figura 6. Sellos de 10 y 15 cts de la serie del Medallón obliterados en Barcelona el 23 de Febrero de 1917 con un matasellos de los del nuevo tipo.

Atendiendo a las fechas en las que se acepta que empezaron a usarse los matasellos nuevos, en principio no sería imposible encontrarlos obliterando sellos de la serie del Cadete, ya que el periodo de vigencia postal de éstos se prolongó hasta los años treinta. Sin embargo, los sellos básicos de la serie del Cadete dejaron de usarse de forma masiva a finales de 1909, cuando fueron sustituidos por los de la serie del Medallón. Los estudios realizados sobre su circulación indican que ya a principios de 1910 los sellos del Cadete tenían una circulación anecdótica.

No es siempre sencillo diferenciar entre los diferentes tipos de matasellos de doble círculo cuando se observan sólo sobre sellos, ya que no caben por completo en su interior. No obstante, sí que se pueden diferenciar con relativa facilidad los del nuevo tipo. En cualquier caso, el material ideal para abordar su estudio consistiría en cartas y tarjetas postales. Sin embargo en este caso lo difícil es hacerse con cientos o miles de ejemplares, de modo que estén representadas las cuarenta y nueve capitales con suficiente frecuencia. Yo no he dispusto de este tipo material. La aportación que pretendo hacer en esta ocasión es en realidad el resultado de algunas observaciones que he realizado en el calendario que estoy confeccionando del periodo de circulación de los sellos de 15 cts de la serie del Cadete. Éstas me han permitido constatar la utilización de los matasellos del tipo de 1910 (valga la denominación) ya en 1908 (entre un año y medio y dos antes de lo que reflejaba la bilbiografía consultada) en algunas capitales de provincia, como muestro a continuación con algunos ejemplos.



Figura 7. Ejemplos de sellos de 15 cts de la quinta impresión de la serie del Cadete (de color violeta) obliterados en Burgos (a la izquierda, con número de control C.541,868) y Granada (a la derecha, con número de control C.758,647) el 31 de Julio y el 19 de Septiembre de 1908, respectivamente.

En varias capitales de provincia he constatado la presencia de los nuevos matasellos sobre ejemplares de 15 cts del Cadete de la quinta impresión (de color violeta) y también en los de la sexta y última (de color violeta azulado y con números de control superiores a D,205.000, aproximadamente). A continuación muestro dos ejemplos correspondientes a “La Coruña (17)”.



Figura 8. Ejemplos de sellos de 15 cts de las impresiones quinta (de color violeta, a la izquierda, con número de control C.961,847) y sexta (de color violeta azulado, a la derecha, con número de control D.297,904) de la serie del Cadete obliterados en La Coruña en Enero y Septiembre de 1909, respectivamente.

El número relativamente elevado de ejemplares de sellos de 15 cts de la serie del Cadete que he observado obliterados con el nuevo matasellos (varios cientos) me ha permitido confeccionar una tabla para las cuarenta y nueve capitales de provincia en la que se presentan las fechas más tempranas en las que los he reconocido y, en su caso los números de control más bajos, los cuales, como ahora ya es conocido, tuvieron un periodo de circulación preferente. En las capitales en las que la presencia de los nuevos matasellos ha sido constatada ya en sellos de 15 cts de la quinta impresión del Cadete, es obvio que pueden existir también obliteraciones sobre ejemplares de la sexta impresión. Este extremo lo he constatado en varios casos, aunque no siempre. En tal caso he señalado que su existencia es probable. Hay varias capitales de provincia en las que los nuevos matasellos los he encontrado por vez primera sólo en sellos de la sexta impresión, que circularon a partir de la segunda mitad de 1909. La mayor parte de ellas probablemente no eran ciudades con censos de población elevados. La única excepción es Valencia, que sí era una capital importante a principios de siglo. Igualmente, en varias capitales me ha sido imposible encontrar matasellos del tipo nuevo sobre sellos del Cadete. Como en el caso anterior, algunas eran ciudades de relativamente poca población, pero otras no. Además, de algunas de ellas, como Madrid, Barcelona, Valladolid, Bilbao y Zaragoza, el número de ejemplares con matasellos de fecha que he tenido la posibilidad de estudiar ha sido elevado. Todo esto permite interpretar razonablemente que los matasellos del nuevo formato se fueron implantando de forma progresiva en las diferentes capitales de provincia, aparentemente sin seguir un orden lógico basado en la importancia de las administraciones postales.

5ª Impresión 6ª Impresión
Nº control Fecha de matasellos Nº control Fecha de matasellos
Madrid (1) No reconocido No reconocido
Vitoria (2) C,308.377 12-FEB-190(¿?) Existencia probable
Albacete (3) B,863.519 13-ABR-190(¿?) Existencia probable
Alicante (4) C,114.922 2-FEB-1909 Constatado
Almería (5) D,201.602 7-JUL-1909 Constatado
Ávila (6) C,374.557 (¿?)-OCT-1909 Existencia probable
Badajoz (7) No reconocido No reconocido
Palma de Mallorca (8) No reconocido No reconocido
Barcelona (9) No reconocido No reconocido
Burgos (10) C,793.291 6-JUL-1908 Existencia probable
Cáceres (11) No reconocido No reconocido
Cádiz (12) C,678.506 22-FEB-1909 Constatado
Santa Cruz de Tenerife (12) No reconocido No reconocido
Castellón (14) No reconocido D,415.656 29-OCT-1909
Ciudad Real (15) No reconocido D,481.256 ¿?-OCT-1909
Córdoba (16) C,834.693 26-DIC-1908 Constatado
La Coruña (17) C,126.970 ¿?-ENE-1909 Existencia probable
Cuenca (18) C,778.055 3-MAY-1909 Constatado
Gerona (19) No reconocido D,367.777 ¿?-NOV-1909
Granada (20) 19-SEP-1908 Constatado
Guadalajara (21) No reconocido D,466.933 26-DIC-1909
San Sebastián (22) 18-ABR-1909 Existencia probable
Huelva (23) No reconocido No reconocido
Huesca (24) No reconocido D,482.825 ¿?-DIC-1909
Jaén (25) C,953.443 ¿?-¿?-1908 Constatado
León (26) No reconocido No reconocido
Lérida (27) No reconocido No reconocido
Logroño (28) No reconocido No reconocido
Lugo (29) No reconocido D,406.846 ¿?-¿?-1909
Málaga (30) C,676.483 6-SEP-1908 Constatado
Murcia (31) No reconocido D,390.690 6-NOV-1909
Pamplona (32) No reconocido No reconocido
Orense (33) D,000.245 8-MAR-1908 Constatado
Oviedo (34) C,975.330 ¿?-ENE-1909 Constatado
Palencia (35) C,871.696 11-NOV-1908 Constatado
Pontevedra (36) No reconocido D,225.479 ¿?-¿?-1909
Salamanca (37) C,877.839 18-ENE-1909 Existencia probable
Santander (38) C,765.981 13-FEB-1909 Constatado
Segovia (39) No reconocido D,251.778 30-OCT-1909
Sevilla (40) C,485.676 ¿?-SEP-1908 Constatado
Soria (41) No reconocido No reconocido
Tarragona (42) No reconocido No reconocido
Teruel (43) No reconocido No reconocido
Toledo (44) D,027.085 25-FEB-1909 Constatado
Valencia (45) No reconocido D,448.269 13-NOV-1909
Valladolid (46) No reconocido No reconocido
Bilbao (47) No reconocido No reconocido
Zamora (48) No reconocido No reconocido
Zaragoza (49) No reconocido No reconocido


Es muy posible que entre las colecciones privadas existan ejemplos de fechadores del nuevo formato de finales de la primera década del siglo XX que permitan acotar con mayor precisión las fechas en que se utilizaron por primera vez en las diversas capitales de provincia, o descubrir si esto ocurrió también en las capitales en las que ha habido resultados negativos hasta el momento. En este sentido, cualquier aportación puede ser de gran utilidad.

Para finallizar con este pequeño estudio, me referiré a un matasellos de doble círculo con puente central exclusivo de Madrid y que no es difícil de distinguir. Se trata del siguiente, en el que el año aparece con cuatro dígitos:



Figura 9. Ejemplos de matasellos de doble círculo exclusivos de Madrid en los que la fecha del año aparece con sus cuatro dígitos.

Los ejemplares que he encontrado demuestran que se utilizaron preferentemente entre 1905 y 1907.



Figura 10. Ejemplos de sellos de 15 cts de la quinta impresión de la serie del Cadete (de color violeta) obliterados con el matasellos exclusivo de Madrid con la fecha del año con cuatro dígitos. El de la izquierda, con número de control A.963,768, presenta una obliteración de Octubre de 1905, mientras que en el de la derecha ésta es del 31 de Julio de 1907.

Bibliografía

Ábalos, B. (2005): “Estudio del sello de 15 cts de color violeta de la emisión del “Cadete” de Alfonso XIII y de su periodo de circulación”. Mostra Filatélica “Alfonso XIII-2005. Colección Francisco Infantes Peña”. Noia (La Coruña), 14 al 22 de Mayo de 2005. Ediciones del Grupo Fillatélico y Numismático de Noia, pp. 163-191

Martínez Pinna, A. (1995): “Manual de las Emisiones de los Sellos de España. Años 1901 a 1931”. Volumen III. Ediciones Edifil, S.A. Madrid. 411 págs.

Schier, O. (2000): “Manual de la Filatelia Española”. Fundación Albertino de Figueiredo para la Filatelia. Madrid. 475 págs.

Benito Ábalos
Vitoria, 13 de Diciembre de 2004.
Publicado en Afinet en junio de 2006.